Y CHUSITO DIJO:
Y aquí viene el comentario del comensal, que como bien se menciona, llegó con hambre canina y atacó sin piedad los grissini (tienen nombre de campeón de motociclismo jeje, ti ho mancato tanto Fausto :P) También había unas croquetas de salmón ricas ricas, champiñones con huevos de codorniz, ñam, ñam,y mermeladas de tomate y de cebolla en tostadas varias, con paté, etc, sabores ricos y originales, alta cocina. El pollo Kiev riquísimo, hacía siglos que no lo comía y el buen recuerdo quedó plenamente reavivado. Luego llegó la tarta Sacher, que ya me pilló absolutamente petao, pero me sacrifiqué por la causa y la encontré muy rica, eso sí, ni comparación a lo riquísima que la encontré 12 horas después para desayunar jeje, ahí sí que me causó sensación.
Y hoy para despedirnos, la quiche, que bueeenaaa, y eso que la primera me había gustado mucho, pues esta aún mejor.
En fin, todo riquíiiiiisimo y yo encantado de estar en Chez Sole, y ya con ganas de volver. Ah, una última cosa, ¡qué ricas las trufitas escondidas en el congelador!, he pasado todo el finde haciendo excursiones secretas al frigo para saludarlas. Al menos tanto paseo habrá amortiguado los efectos de las bombas calóricas. Ahora toca semana de pasión y sacrificio para estar preparado para la próxima y ya añorada expansión estomacal. Un besote para la COCINERA. Te has ganado el gorro.